Pulseras trenzadas con cuero y piezas de metal

Como-hacer-una-pulsera-de-cuero-y-metal

La suma del cuero como producto natural y la artesanía o bisutería, el arte de crear cosas de forma manual, dan como resultado este paso a paso. Les proponemos un momento de evasión para dejar de lado todo aquello que viene de serie y cambiarlo por unas pulseras hechas a medida que les enseñaremos a montar.

Hoy aprendermos a hacer una pulsera trenzadas con cuero y piezas de metal.

Material a usar:
– 1 metro de cuero redondo.
– 2 mosquetones
– 2 anillas
– 2 estriberas grandes
– 2 cilindros grabados y calados
– 25 barriletes dibujo en “s”
– Alicates de punta plana

Procedimiento paso a paso:
– Para hacer este trenzado, vamos a cortar el metro de cuerpo negro que tenemos en cinco trozos, los colocamos dentro de una estribera grande de plata vieja y con la ayuda de unos alicates de punta plana, chafamos primero una pestaña y después la otra, como podemos observar en la fotografía 1. Es muy importante que nos aseguremos de que las cinco tiras hayan quedado sujetas a la estribera y no se suelten.

– Para hacer el trenzado de las piezas, te será muy útil separar los tramos de cuero para poder visualizar mejor todos los extremos. Colocamos la primera pieza en los dos hilos que quedan en el extremos inferior y la llevamos hasta al final; después colocamos la segunda pieza en la segunda y tercera tira, como en la fotografía 2. Seguimos enfilando la tercera pieza en la tercera y la cuarta tira, y la cuarta pieza en la cuarta y la quinta tira, de modo que nos queda dibujada una diagonal en el cuero.

Vamos a seguir este mismo proceso hasta terminar la pulsera, de modo que nos quede una cenefa formada por triángulos de piezas labradas.

– Pasamos la quinta pieza labrada por la cuata y la tercera tira como en la fotografía 3 y seguimos colocando las piezas que nos falten.

Consejo: antes de enhebrar todas las piezas en el cuero, calcula la longitud que necesitas, para evitar que la pulsera te quede demasiado pequeña o grande, ya que las medidas que te proponemos son aproximadas.

– Una vez hemos terminado de pasar todas las piezas, colocamos el estribo en el extremo que nos queda libre, presionando primero una pestaña y después la otra y asegurándonos de que quede bien sujeta. Seguidamente colocamos un cilindro calado de modo que tape las dos estriberas, de esta manera la pulsera nos queda más pulida. Fijate en la fotografía 4 para colocarlo más fácilmente.

– Para terminar de colocar el cierre, pasamos un mosquetón por una anilla y la colocamos en la anilla de la estribera. Con la ayuda de los alicates planos la cerramos como en la fotografía 5 y ya nos podemos probar la pulsera.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO